28 de Febrero Aniversario de la Muerte de Cuauhtémoc Emperador

Cuauhtémoc, último tlatoani azteca, fue hijo de Ahuízotl, octavo tlatoani de México. Su nombre significa “águila que desciende” y proviene del náhuatl cuauhtli, águila y temoc, que baja. Se señala como fecha de su probable nacimiento el año de 1502.

Al morir Ahuízotl, Cuauhtémoc quedó huérfano, por lo que su madre tuvo que hacerse cargo de su educación. El Códice Mendocino refiere que desde los tres años de edad, al varón mexica se le enseñaba la obediencia, la laboriosidad, la devoción a los dioses y la sobriedad. Al cumplir los 15 años de edad, todo noble mexica debía ingresar al Calmecac, donde se le disciplinaba y educaba en las ciencias, las artes y, sobre todo, en los misterios de la religión. En este colegio y monasterio se preparaba a los jóvenes mediante el estudio de las ciencias políticas de mando, el arte de la guerra, historia, astronomía, en resumen, trataba de una institución dedicada a formar verdaderos gobernantes.

En la época de Moctezuma II, Cuauhtémoc participó con el ejército mexica en sus incursiones por el sur del territorio imperial y en las guerras floridas en Tlaxcala, y alcanzó el grado de tlacatecuhtli, es decir, jefe supremo.

En 1519 desembarcan en Veracruz las huestes españolas al mando de Hernán Cortés, iniciándose así la conquista del imperio mexica. Cortés, pronto comenzó a adentrarse en los problemas de los pueblos dominados por los mexicas y supo canalizar su descontento, multiplicando sus tropas con la ayuda de los indígenas que se rebelaron contra la hegemonía azteca. Finalmente, en 1520 se encontrarían Moctezuma y Hernán Cortés en la Gran Tenochtitlán.

El 20 de mayo de ese mismo año, Cortés partió hacia Cempoala para detener a Pánfilo de Narváes, situación que aprovechó el capitán Pedro de Alvarado para asesina, en junio, a los nobles reunidos en el Templo Mayor. En respuesta a esa agresión, los aztecas se sublevaron y atacaron a los españoles, iniciándose una contienda que terminó con el sitio al ejército invasor.

Enterado de la lucha, Cuauhtémoc, avanzó con su ejército desde Tlatelolco hacia Tenochtitlán. Por esto, Cortés pidió a Moctezuma que calmara los ánimos de su pueblo. Cuando Moctezuma salió a tratar de controlar la ira de su gente, fue víctima de un atentado al recibir una pedrada en la cabeza que lo hirió de muerte, falleciendo pocos días después. Los españoles decidieron salir de la ciudad, pero en su huida fueron descubiertos por los mexicas, quienes les inflingieron una derrota. A este suceso se le conoce como la “Noche Triste”. Para reponerse de ese revés, se dirigieron hacia Tlaxcala para reorganizar sus fuerzas y atacar de nuevo la ciudad de Tenochtitlán.

Muerto Moctezuma, el Consejo indígena eligió a Cuitláhuac, hermano del gran tlatoani, como su sucesor, sin embargo, su mandato fue muy breve, ya que la viruela -que trajeron de Europa los españoles- acabó con su vida. Cuauhtémoc sucedió a Cuitláhuac y organizó a su ejército previendo una nueva incursión de los invasores hacia la ciudad, la cual, sitiada, defendió con sus hombres durante 75 días, hasta que fue tomada por los conquistadores el 13 de agosto de 1521. Cuauhtémoc, deseoso de obtener una victoria que le permitiera seguir luchando por su pueblo intentó -en el islote de Tlatelolco- reagrupar a su gente, pero fracasó en su esfuerzo por lograrlo y fue hecho prisionero y conducido ante Hernán Cortés. Este lo mantuvo prisionero en Coyoacán y codicioso de riquezas ordenó que lo torturaran para que le revelara en dónde tenía escondido el tesoro de Moctezuma. Su proceder fue en vano, ya que Cuauhtémoc soportó estoicamente el cruel tormento.

En 1524 Cortés tuvo que partir a las Hibueras -hoy Honduras- para aplacar el levantamiento de Cristóbal de Olid, llevándose a Cuauhtémoc como prisionero para impedir que organizara una rebelión. El día 28 de febrero de 1525, por temor a una posible conjura de Cuauhtémoc, Cortés lo mandó a asesinar, probablemente en Xicalanco.

Cuauhtémoc es un ejemplo del guerrero mexica, lleno de valentía y heroísmo, que prefirió la muerte a entregar a su pueblo a los conquistadores. México recuerda la grandeza de su héroe y lo coloca como un ejemplo a la juventud. Cuauhtémoc peleó hasta el final y es símbolo de la lucha del pueblo mexicano por la defensa de su identidad, sus creencias y su honor.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s